C. MEDITACION EN LA SEMILLA DE LA ADICCIÓN







Llegamos ahora a la etapa final en la batalla contra la adicción, pero debe dejarse bien claro que la persona adicta no debe proceder al siguiente nivel de “pelar las capas” bajo ninguna circunstancia hasta que se haya establecido bien el nivel anterior.

En la primera meditación aprendimos a encontrar la “experiencia X”.

Y digamos que, teóricamente, es fácil entenderla, pero no es fácil de ejecutar de una manera correcta tal que esta fuerte "experiencia X" quede al descubierto.

Uno de los grandes problemas aquí es que la mente, si no eres muy cuidadoso, la falsificará. Recuerda que no estamos buscando cómo te sientes con la adicción ejecutándose, o qué piensas acerca de la adicción.

Lo que surge es algo subliminal y normalmente no consciente.

Usando esta experiencia X como parte de la transformación del nivel siguiente, hubo tras la estabilización la aparición de un cierto disgusto  por la conducta a la que uno era adicto. No será algo fuerte, pero estará presente.

Ahora bien, esto no es lo mismo que el disgusto que puedes haber desarrollado mentalmente por tu adicción... tampoco es algo emocional… es una respuesta visceral que puedes sentir en la parte baja del abdomen cada vez que te acercas a la adicción o que incluso piensas en ella.

No será lo bastante fuerte como para evitar tu adicción continua, pero es el primer signo de que la meditación está funcionando para ti y que la Naturaleza de Buda está presente como homeostasis fisiológica.

El tercer nivel de meditación involucra entonces a esta Naturaleza de Buda.

Así pues, ¿qué es exactamente esta Naturaleza de Buda?

En el lenguaje trascendental, podríamos decir que es un espíritu natural que es la naturaleza básica de la criatura humana, que permite una comprobación y equilibrado de todos los impedimentos y manchas presentes en la mente contaminada.

Fisiológicamente podríamos decir que es un sistema homeostático que intenta corregir la armonía y equilibrio cuando existen errores causando estrés y tensión en el sistema.

Cuando está funcionando correctamente, ninguna adicción puede tener lugar. Cuando la Identidad está presente, entonces la homeostasis protectora queda cortocircuitada.

Por lo tanto, esta meditación está dirigida a restaurar esa homeostasis.


La Meditación

La base inicial triple permanece igual, pero esta vez en la pre-programación uno debe conceptuar la Naturaleza de Buda. Con estas meditaciones sencillas sólo puedes usar la mente cognitiva, pero haz lo mejor que puedas para generar un sentido abstracto de lo que es esta Naturaleza de Buda sin usar palabras. Luego dále a esa experiencia una palabra simple de nombre que se asocie con ella… No debe haber cadenas conceptuales de pensamiento u otras asociaciones.

Este sentido abstracto, que tiene un alto nivel de certeza y confianza adjunta, debe enlazarse a la Experiencia Y de la última meditación.

En la meditación la evitación más fuerte de la adicción se notará al final de cada meditación, o bien aparentemente durante la meditación, como una ilusión.

Lo que se experimenta entonces es una aparente experiencia negativa. Una vez más no puede revelarse aquí o la mente lo inventará. Es suficiente con decir que se trata de una experiencia desagradable y negativa. Esta experiencia la llamaremos Experiencia Z.

Acompañando esta experiencia puede surgir una incredulidad o un sentido de desesperación, pero esto es sólo una respuesta mental.

Con meditación continua esta Experiencia Z dará paso a un sentido de Ecuanimidad que no debería ser de ninguna manera una indiferencia mental, así que debes vigilar cualquier signo de una indiferencia mental como escape y dejarla irse.

Gradualmente con sucesivas meditaciones desarrollarás una gran resiliencia y resistencia a la aparente Identidad que es adicta. Pero todavía no será suficiente. La Identidad no será desbancada por una simple meditación como las presentadas aquí, pero uno debe aceptar ahora cognitivamente este rechazo de la aparente Identidad de uno mismo cuando surge. En meditaciones sucesivas, con gran calma, paciencia, determinación que no sean mentales y una perseverancia natural, lo que saldrá es un sentido natural de querer ayudar a otros, algo completamente diferente al sentido mental que puedes haber desarrollado en otras ocasiones.

En un momento cuando menos se espere, emergerá un camino de acción  que es antagonista a cualquier adicción. En ese punto sin apego mental, uno simplemente debería fluir con este impulso, manteniéndose con esta meditación hasta que cese toda adicción, y la experiencia Y sea vista ahora que ha perdido cualquier fuerza como factor de la adicción.







English Version


THE SEED OF ADDICTION




We now come to the final stage in the battle against addiction, but it must be made very clear that the person addicted must not under any circumstances proceed to a higher level of the "peeling away" of the layers until the previous layer has been well and truly established.

We learned in the first meditation how to encounter la "experiencia X".

Y dicamos que teóricamente, es fácil entenderla, pero no es fácil de ejecutar de una manera correcta tal que esta fuerte "experiencia X" quede al descubierto.

Uno de los grandes problemas aquí es que la mente, si no eres muy cuidadoso, lo falsificará. Recuerda que no estamos buscando como te sientes con la adicción ejecutándose, o que piensas acerca de la adicción.

Lo que surge es algo subliminal y normalmente no consciente.



Using this experience X as a part of the transformation of next level
there was after stabilization the arousal of a certain distaste of dislike for the behavior to which one was addicted--  It will not be strong, but it will be present.

Now this is not the same as the dislike that you may have developed mentally for your addiction... neither is it emotional... It is a visceral response which you can feel in the lower abdomen every time you approach the addiction or even think about it.

It will not be strong enough to prevent your continual addiction, but it is the first sign that the meditation is working for you and that the Buddha Nature is present as physiological homeostasis.


The third level meditation then involves this Buddha Nature.


So what exactly is this Buddha Nature?

In Transcendental language we could say that it is a natural spirit which is the basic nature of the human creature that allows a checking and balancing of allthe impediments and stains present in the stained mind.

Physiologically we could say that it is a homeostatic system that attempts to right the hrmony and balance when there are errors causing stress and tension in the system.


When it is working correctly no addiction can take place, when Identity is present then the protective homeostasis is short circuited.

This meditation then is aimed at restoring that homeostasis.



The Meditation

The triple base remains the same, but this time in the pre preparation one must conceptualize the Buddha Nature. You can with these simple meditations only use the cognitive mind, but do the best you can to generate an abstract sense of what this Buddha Nature is without words.  Then give that experiences simple one word name that is associated with it... There must be no conceptual chains of thought or other associations.

This abstract sense, which has a high level certainty and confidence attached to it must be linked yo the Experience Y of the last meditation.

In the meditation a stronger avoidance of the addiction will be noticed either at the end of each meditation or, apparently during the meditation as an illusion.

What is experienced then is an apparently negative experience. Once more it cannot be revealed here of the mind will invent it. It is suffice to say that it is a disagreeable and unexpected experience. This experience we will call Experience Zeta.

Accompanying this experience there may arise a disbelief or a sense of desperation, but this is only a mental response...

With continual meditation this Experience Zeta will give way to a sense of Equanimity that is not in any way a mental indifference, so you must watch for any signs of this mental indifference escape escape and let it go.

Gradually with successive meditations you will develop a great resilience and resistance to the apparent Identity which is addicted. Yet this is not yet enough.  The Identity will not be vanquished by a simple meditation like these presented, but one must now cognitively accept this rejection of one's apparent Identity when it arises and in successive meditations, with great patience, calmness, determination that is not mental and a natural perseverance what will arise is a natural sense of wanting to help others that is completely different than the mental one that you may have developed in other times.

In a moment when least expected a path of action will emerge which is antagonistic to any addiction and at this point without mental attachment one should simply flow with this impulse and keep with this meditation until all addiction ceases and the experience Y is seen now to have lost any power as a factor in the addiction.







Comments