CLAVES PARA MEDITAR



Lo que se llama meditación sentada es una técnica que ha existido desde hace más de cuatro mil años y aún resulta efectiva si se practica correctamente, para restaurar los niveles de armonía y equilibrio en los diversas áreas de la conciencia y del inconsciente.

El maestro Zen japonés Dogen (永平道元) (1200 - 1253, un estudiante de Chan en China con Mingquan  (明全) de la escuela Tsao Tung (曹洞宗)), afirmó: "Estudiar el Camino de Buda es estudiarse uno mismo, estudiarse uno mismo es olvidarse uno mismo, y olvidarse uno mismo es ser iluminado por las diez mil cosas".

Las diez mil cosas significan todos los fenómenos del mundo, las ilusiones. Así conociendo las ilusiones uno abre la puerta a un entendimiento superior.

Uno en realidad no puede estudiarse uno mismo porque el "yo" no existe realmente, pero uno puede comenzar estudiando la ilusión del propio yo del que somos conscientes casi continuamente.

Tendemos a ver el cuerpo, la respiración y la mente como fenómenos separados, pero en realidad son ilusiones divididas arbitrariamente generadas por la mente. En todo caso nos fijaremos primero en la ilusión del cuerpo y en su postura para meditar.

La idea es establecer una base firme para que las personas con dificultad aprovechen la postura sentada que mejor aguanten al mismo tiempo que permanezcan con la espalda erecta para proporcionar un movimiento libre al diafragma y el canal de aire abierto. Esto es esencial para ofrecer un transporte del oxígeno. El tronco no se inclina para un lado ni para otro.

Ya preparados con esta postura la boca se mantiene ligeramente cerrada consiguiendo la respiración a través de la nariz. La excepción para no respirar por la nariz es si tienes un bloqueo nasal. La lengua descansa con suavidad contra los dientes o el paladar superior; esto reduce la necesidad de salivar y tragar. Los ojos se mantienen bajos, con la mirada entreabierta hacia el suelo a un metro de distancia frente a ti. Se pueden dejar cerrados o bien entreabiertos una vez cerrados, pero no entrecerrados.


Comments