NATURALEZA Y DHARMA

Algunos se preocupan de que la inteligencia artificial pueda hacer que nos sintamos inferiores, pero lo cierto es que cualquiera que esté en su sano juicio debería tener un complejo de inferioridad cada vez que mira una flor.
                 
~Alan C. Kay








Hoy es el día que los pocos que siguen vivos y me conocen quizá recuerden como la fecha en la que se supone que debo celebrar mi propio nacimiento.

Todo eso está muy bien, pero es bueno preguntarse qué importancia tiene mi nacimiento o, de hecho, cualquier nacimiento.

En el pasado he sido psicólogo y biólogo (y supongo que esta mente y cuerpo lo siguen siendo). La práctica de la psicología es el estudio de los procesos mentales y el comportamiento, mientras que la biología es el estudio de los organismos vivos. Bien, sabemos que el “alfa y omega” de toda vida es la supervivencia. Pero la pregunta es, ¿qué es lo que sobrevive?... La respuesta no es de ninguna manera “La identidad”, ni tampoco “La conciencia”.

Cada criatura es diferente, al menos en lo que se puede observar y conocer. Aunque sabemos que en realidad sólo hay vida, que aparece en una diversidad de formas, nos creemos superiores y separados de todas las demás formas de vida. Vanidad e insensatez humanas, desde luego, pero en todo esto hay algo que puede parecer más siniestro. Quizá nuestra vida y supervivencia sea más misteriosa y sutil... No, no me estoy perdiendo en fantasías esotéricas, sino que estoy contemplando otra posibilidad biológica.

Supongamos que la vida humana –de hecho, cualquier vida– no es lo que parece ser.

Supongamos que los elementos importantes de la vida son el espermatozoide y el óvulo.

Veamos el espermatozoide. ¿Qué es? Es más que un mero gameto masculino, que es una célula madura con un conjunto haploide de cromosomas.

Podríamos verlo como el combativo “chico de los recados” del cromosoma, pero eso no le hace justicia al espermatozoide. También es el portador de un complejo cargamento de ARN que probablemente es fundamental para el desarrollo inicial del embrión.

Parece, por tanto, que este chico de los recados podría ser biológicamente mucho más importante de lo que somos nosotros.

Y ¿qué hay del óvulo?

Bueno, podemos decir simplemente que es una versión receptiva de la misma cosa. Los maravillosos espermatozoide y óvulo se pueden juntar.

Bien, aquí es donde hago la pregunta importante... ¿Por qué?

Para la perpetuación de la vida, sin duda. Pero... ¿la vida de quién? No la mía, ni la tuya, ni la de cualquier otra criatura que genere espermatozoides u óvulos o cualquier sistema comparable.

La diana es la vida del espermatozoide y el óvulo. Ellos son los protagonistas, el héroe y heroína de esta película.

Entonces, ¿nosotros qué somos?... Nada, en realidad.

Nuestra tarea como agregados aparentemente individuales de células es merodear por ahí en este mundo hostil y en continuo cambio como exploradores del ambiente, con el fin de recopilar y contribuir a un acervo de información genética, para así generar óvulos y espermatozoides mejores y más eficientes, de los que puedan nacer mejores exploradores que salgan e informen de los cambios necesarios... y así hasta el infinito.

Bien, eso cambia por completo nuestra percepción del problema de la identidad. La identidad de cada uno de nosotros está ahí fuera, lejos del mundo celular, reuniendo información que es totalmente errónea. El resto del mundo animal está cumpliendo con su parte, pero el ser humano... no. Sólo le preocupa él mismo, no el mensaje que se supone que debe comunicar a sus espermatozoides y óvulos en los procesos reproductivos.

Poco a poco estamos creando un mensaje para los espermatozoides y óvulos silenciosos y ocultos de que la manera correcta de montar la biblioteca genética es con confusión, codicia, aversión y miedo al futuro. Estamos generando una base genética que mata la vida, preparándonos para masacrar a todas las demás criaturas que están ahí fuera donde deberíamos estar recopilando información, y además estamos destruyendo el ambiente mismo, de manera que los genes sólo estarán enviando al mundo inadaptados que no sobreviven y en todo caso no reúnen información.

Quizá muchos se crean que esta idea es una broma, pero para los que tienen una visión más amplia es una perspectiva sobre la vida y su función tan realista como cualquiera de las que ha presentado la ciencia.

Samuel Butler, que propuso esta idea, la explicó con claridad con una frase simple: “La gallina es simplemente la manera que un huevo tiene de hacer otro huevo”.

Publicado por Ojeada desde la Montaña


SUPERVIVENCIA DE LA MAS ADAPTADA



Existen organismos que se reproducen y la progenie hereda características de sus progenitores, existen variaciones de características si el medio ambiente no admite a todos los miembros de una población en crecimiento. Entonces aquellos miembros de la población con características menos adaptadas (según lo determine su medio ambiente) morirán con mayor probabilidad. Entonces aquellos miembros con características mejor adaptadas sobrevivirán más probablemente.

Darwin, El Origen de las especies




La selección natural no es tan sencilla como uno podría suponer, aunque desempeña un papel fundamental en la supervivencia de las especies. El concepto de slección natural se define hoy de manera más exacta con la teoría sintética, que es la reproducción diferencial de los genotipos de una población.

Esta jerga científia significa que los que tienen el mayor potencial para la reproducción dominan el futuro. Puedes ver inmediatamente el error que estamos cometiendo por tanto con respecto al control de la población... Estamos proyectando la supervivencia de los menos fuertes para el ser humano. De manera categórica, podemos afirmar que, desde el momento en que existen diferencias en el éxito reproductivo de distintas variaciones genéticas, existe selección natural.

Por ejemplo, el águila de la montaña que es más eficiente y tiene el mayor éxito en la reproducción generará por tanto los rasgos futuros de la población de águilas, y esos rasgos contarán con mayor probablilidad de predominio que otros.

Eso parece bastante sencillo y obvio, pero en realidad no lo hemos considerado a la luz de la reproducción humana.

Por ejemplo, el ser humano que produce más y tiene ignorancia, confusión, codicia y aversión como base psicológica, así como una sed de estima para su Ego, generará una población futura dotada de esos atributos... Ay Ay Ay.

Deberíamos estar perpetuando la reproducción de los mejores genotipos de inteligencia natural, no los genotipos de codicia y aversión sociales y cognitivas. Deberíamos estar perpetuando mediante algún tipo de inseminación controlada los genotipos que contienen una clara comprensión humana de la unidad con todos los seres vivos.

En ese caso, nuestros rasgos aprendidos e internalizados de matar, controlados nada más por la moral social, serían eliminados.

Eso, por supuesto, abre el camino a un “Mundo feliz”, en el que serían la política manchada y la ley los que decidirían cuáles son los atributos naturales que valen la pena.

La idea de un control humano de ese tipo no es atractiva ni posible, al menos por el momento, no importa lo correcta que puede ser su base. Así que, ¿qué alternativa hay?

Sólo hay una respuesta. Debe haber una forma diferente de educación que haga hincapié en la unidad con todos los seres humanos. Las iglesias cristianas hablan claramente de la unidad de todas las criaturas grandes y pequeñas, y el Buda y otros maestros consideraron que la destrucción de vida, cuando está dirigida y controlada por la identidad, es inaceptable.

Pero todos sabemos que en un mundo donde la educación está orientada al “progreso” de la civilización y la búsqueda de la felicidad –que en estos tiempos quiere decir fama y riqueza– eso también es un sueño imposible.

Así pues, ¿qué hacemos?

“Doctor, cúrate a ti mismo”.

¿Qué efectos positivos tendrá eso?

En realidad no tenemos que pensar sobre ello. Cuando nosotros mismos descubramos esa unidad mediante una experiencia directa con las contemplaciones del Dharma, lo único que tendremos que hacer es escuchar para responder al problema con nuestra propia naturaleza.

¿Qué dirá? Prueba (con gran paciencia, calma, determinación, perseverancia e introspección continua) y lo verás.

A lo mejor dirá... ‘Deja que todo vaya donde quiera ir... deja que cada persona elija su propia ruta al infierno’. Quizá dirá ‘Sal ahí fuera y difunde el Dharma y manténte en unidad con todo ser viviente’... Quizá se quedará callada y no dirá nada en absoluto. Quién sabe lo que proclamará tu voz interna.

Pero al menos dale una oportunidad para hablar y deja de revolcarte en este mundo de ignorancia peligrosa, que genera muerte y destrucción para todos los demás seres vivos con los que compartimos el planeta.

¿SUPERVIVENCIA? ! SUPERVIVENCIA¡ Y SUPERVIVENCIA


 
Cuando alguien habla de la supervivencia humana, inmediatamente todos piensan en los problemas del ozono, la deforestación o mil y una otras cosas que son consecuencia de la falta de conciencia con respecto a la naturaleza.

Pero eso no lo es todo, porque hay tres formas de la supervivencia que necesitamos entender. La primera es la supervivencia dirigida por la identidad, el ego, el yo y el superego. La segunda es la supervivencia generada por el superego como consecuencia de los razonamientos de la cognición empujados por las palabras de los científicos y otros que se preocupan por el estado del planeta.

Pero hay un nivel de supervivencia que es más importante que estos dos. Es la supevivencia generada por los programas naturales (el principio femenino) como parte de la fuerza de la vida. La supervivencia básicamente es muy primitiva y las respuestas a cualquier amenaza pueden resultar en acciones dirigidas por el miedo, por el pánico, por la aversión o por una preoccupación natural por el futuro. Esto es muy primitivo, pero el sistema biológico del ser humano, por vía de más de 13.000 años de evolución, ha generado programas mucho más sofisticados.

Esta evolución sofisticada ha generado un equilibrio entre la supervivencia de uno mismo, la supervivencia de la progenie, la supervivencia de la tribu a la que formamos parte, sea grande o pequeña, y la supervivencia del medio ambiente que sustenta a todas las criaturas vivas.

La mayoría de las personas están dominadas por la supervivencia de la identidad del ego. Algunas, no muchas, están dirigidas por una forma de consciencia social, o por las conclusiones de la cognición bien informada. El comportamiento de estas personas con buenas intenciones es muy importante por la preservación del planeta, la preservación de todos los seres que viven, la preservación de cada aparente individuo y de la sociedad en que vivimos.

Pero la tercera forma, que tiene su base en el principio feminino, genera la correcta expresión de estos principios. Esta expresión es completamente natural y no necesita de la intervención de la cognición, sino de su uso como herramienta para refinar la expresión de los programas generados por el principio masculino.

Pero en la realidad, el sueño de la recuperación completa en un camino correcto parece imposible. El ser humano tiene muy poco aprecio por todas las formas de la vida, incluyendo las plantas que comparten este planeta con nosotros. Hemos asumido el dominio completo del planeta sin la más mínima comprensión de la vida natural que hay en nosotros mismos ni en ninguna otra criatura.

El Buda Dharma es muy claro a este respecto. Debemos preservar cuidadosamente cualquier forma de vida, incluidos el animal más insignificante y la planta más humilde. El Libro del Dè de Laozi nos dice que quien está unido con todo lo vivo es una persona del Dao y que no somos una persona del Dao si no estamos integrados con esta virtud. El Libro del Dao va más lejos y nos enseña exactamente qué debemos hacer para estar unido con lo todo.

El Dharma Chan permite, mediante contemplaciones correctas, que entremos en el principio femenino y experimentemos los momentos de la mente que normalmente no son conscientes y que generan una verdadera comprensión de la supervivencia.

Si se quiere salvar el planeta, cada hombre y mujer tiene que liberar su conciencia cognitiva sobre la supervivencia natural. Debemos tirar a la basura el concepto egoísta de la supervivencia y los miedos personales del momento. Necesitamos liberar la conciencia para incluir a todos los niños del mundo y al ámbito que sostiene la vida de todos los seres vivientes.

Publicado por Ojeada desde la Montaña

LEVÁNTATE Y DA UN PASO AL FRENTE




La población humana del mundo se estiman en 6.813.000.000 y el alarmante índice de crecimiento comenzó al final de la plaga negra alrededor de 1400.

Los nacimientos anuales se han establecidodo aproximadamente en 134 millones por año desde la cuota alcanzada a finales de los 90 de 163 millones, y la tasa de muertes es alrededor 57 millones por año solamente, pero se espera que aumenten a 90 millones antes de 2050. Haciendo cálculos podemos ver que habrá nueve mil millones de personas corriendo detras de sus deseos, luchando por... o sentada en indiferencia intelectual entre 2040 y 2050.

Científicamente el consenso es que la corriente expansión junto a un consumismo exigente y a la globalización se ven como un conjunto que amenaza nuestro ecosistema. Aproximadamente siete mil millones de personas están destruyendo la vida. Están destruyendo no sólo la vida de cada criatura viva que tiene la fortuna de no ser humana, sino la raza humana en sí.

Cuántos de esos siete mil millones muestran interes o hacen algo acerca de ello. No muchos realmente. Pocos, eso es cierto, porque la mano que agita sólo dirige los problemas a otros.

Soy un optimista, con todo tengo la sensación alarmante de que es demasiado tarde y que la bio diversidad de la vida no ayudará en absoluto.

El planeta ha comenzado ya el largo proceso de degenar en una escoria quemada, que eventualmente será tragada por el sol.

Si uno considera la vida de la tierra teniendo sólo un día entonces estamos ya en las 4:30 de la mañana, correspondiendo con su edad de 4.5 mil millones años. A las 5 de la mañana, el reinado de mil millones años de animales y plantas acabará. A las 8 de la mañana los océanos se vaporizarán. Al mediodía - después de 12 mil millones de años - el sol en su continua expansión, y transformado en un gigante rojo, engullirá el planeta, derritiendo cualquier evidencia que hubiera existido alguna vez y expulsando moléculas y átomos que una vez fueron la tierra que flotaba distante en el espacio.

Estamos a 7.5 mil millones años de la desaparición de nuestro planeta, pero parecemos devotos a la idea que toda la vida debe desaparecer en el siguiente minuto.

A largo plazo supongo que no importa, pero la fuerza de la vida es única en cada criatura viva. Quiere sobrevivir.

Con todo en el ser humano la fuerza de la vida parece haber sido cubierta por una red de ignorancia generada por la criatura humana que se aferra a su identidad individual.

"La tierra me pertenece", parece decir.

Con todo, él está asustado y se aferra y anhela las religiones esotéricas en la creencia de que equilibran su insentatez.

"La tierra no pertenece a nadie''. La compartimos con cada criatura viva. Con todo olvidamos eso mientras utilizamos los escarpados y modernos juguetes de lujo y débilitamos nuestros cerebros en la oscuridad del placer.

¿Qué puede uno hacer?

Liberemos nuestra mente para empezar. Es un remiendo el poner la basura en los compartimientos correctos. Los verdes del mundo tienen la actitud social correcta, pero temo que su interéses sean solamente intelectuales y condicionados socialmente. ¿Cuántos se sienten realmente parte de toda la vida?

Muchos que yo conozgo van con coches que producen gran contaminación al campo para coger el papel usado. Otro remiendo.

Hasta que no comenzamos a experimentar la vida de una manera más profunda, mas profunda incluso que la religión o de que la ciencia nos enseña no podremos nunca estar libres de las trampas de nuestra propia cognición.

Si examinamos los grandes movimientos de nuestro tiempo podemos ver que cada movimiento (aunque parecen morir eventual, sin embargo) comienza cuando dos mentes libres e involucradas se reúnen y deciden hacer algo.

¿Qué puedemos hacer? Comprender y enseñar a otros.

Tenemos un nuevo mundo de la comunicación, con todo lo utilizamos para trivialidades que masajean nuestros pequeños Ids, egos y super-egos. ¿Tienes el coraje de ver realmente lo que la criatura humana ha hecho a este planeta? ¿Tienes el valor y la virtud que permiten llegar a otros? Tienes el valor de cambiar tu propia mente y de unirte a cada otra criatura viva siendo uno con el mundo.

¿Quizás? ¿quizás no?


TU ERES EL MUNDO



 Qué importa realmente que todos estemos conectados por la naturaleza cuando solo nos percibimos como individuos. No importa lo que ese estado de conexión realmente sea, todavía estamos dando vueltas en este mundo considerando solo nuestra propia supervivencia como factor predominante.
Y qué significa eso…

Primero YO y que el diablo se lleve al último… y si después me queda energía y tiempo y me siento socialmente obligado, quizás haré lo que pueda para algún otro.”

Naturalmente que amas la naturaleza: Tú sientes ... cuándo estás fuera en una montaña silenciosa y amanece, asombrado y conectado … Si eso es simplemente así es una pena, porque significa que te estás quedando corto. Significa que tú estás como observador de ese magnífico espectáculo. Significa que tu identidad está activa en ello.
Cuando te sientas debajo de un árbol magnífico y sientes su protección y pareces estar conectado… Eso, también es una pena. No  será entonces una sorpresa para ti oír que  en esos estupendos momentos en la playa, en la cima de la colina … o dondequiera que TU estés y TE sientas conectado ... te estás quedando corto.

La experiencia verdadera debe ser la integración  de ti mismo completamente con esa vivencia… debes ser el sol, el árbol, una hormiga, una mariposa, un conejo, un zorro, un lobo. ¿Entiendes?…. Por supuesto, es difícil.

En el sutra de Avatamsaka se dice claramente…. En cada forma de vida está contenida la totalidad de la vida, y en la totalidad de la vida está contenida cada forma de vida individual… Si tú no sientes eso, es hora de reflexionar sobre ese observador que está mirando… ¿Quién es él?.
La respuesta es: “él es un fenómeno que tú mismo has inventado”,… mejor dicho, esa Identidad es una creación de tu propia mente.

¿Para qué? Por supuesto como una herramienta útil…. Pero tú crees que esa invención existe realmente.

Recuerdo que de niño (y estoy seguro que tú también has tenido tales experiencias) un mago vino a nuestro pueblo… Empezó a realizar toda  clase de magia… Vi cómo sacaba conejos de un sombrero… monedas de mis oídos y del aire flores, huevos y cualquier cosa que él quisiera… Era magia y yo creí que era verdad.

Después un día leí un libro de magia y descubrí que lo que había visto no era verdadero en absoluto.
A partir de ese momento yo sabía la verdad… Incluso cuando no era capaz de detectar el truco sabía que lo que estaba viendo no era verdadero.

Esto nunca destruyó en mí la maravilla y el disfrute de ver a un mago… pero ahora ya sabía la verdad.
Saber la verdad de las ilusiones de la mente humana sobre la naturaleza de las cosas es una liberación de la creencia “todas las cosas tienen una realidad y existencia independiente”. Lo que consigues así es eliminar la creencia en la Identidad y permite que la bio-computadora humana haga su trabajo bien y de forma natural…. Sin averías en su funcionamiento y sin sufrimiento.
Las ilusiones siguen estando ahí, pero la manera como se interactúa con el mundo es diferente.

Se dice que la belleza exterior es superficial… eso también es un error… No hay belleza, y cuando te das cuenta de eso por experiencia directa te haces "uno con el  polvo del mundo", como dice Lao Tzi.

La experiencia entonces frente a esa magnífica verdad es asombro, éxtasis, dicha y bienestar. Y cuando cualquier persona actúa contra cualquier cosa viva en la naturaleza, actúa contra la aparente criatura que es parte del todo … La ilusión útil, “tú”, ha sido violada.
Es endemoniadamente difícil, la ilusión comienza en la cognición y gradualmente se filtrará al interior…. Pero tú eres cada cosa viva. Sí… no en un mero sentido filosófico o religioso sino en el sentido real.

Siéntelo y sabrás que probablemente es verdad… consigue la experiencia directa y tendrás la certeza… aunque realmente no hay ningún TU.

Entonces tu propia naturaleza, como verdadero protector de la vida, es liberada. Nunca más la naturaleza será bella, vista con ojos ciegos. Cada elemento que ves, escuchas, tocas, hueles y saboreas tiene un significado más profundo, y así vives renacido a cada instante. 

Los elementos de tu vida mundana tienen poco significado y solo  te encargas de cuidar tu cuerpo.  La muerte no tiene significado porque vives a tope con una mente llena de la esencia de la vida, no de tu débil autoestima.

Los problemas son insignificantes, porque los ves con ojos abiertos. Las relaciones tienen un nuevo significado. El amor es trivial en comparación con el nuevo afecto benevolente que surge. Tienes alegría por la alegría natural de todos los seres, y tu compasión es profunda sin ser social.

¿Te parece bella la leona de la montaña en la foto de arriba?  Sí.   ¿Es buena foto? Sí, pero  además si te sientes completo e integrado con la vida de este animal, estarás conectado con todo el mundo. Nunca más vas a estar solo. La frase "tú eres el mundo" será real y magnífica, no solo una frase que masajea tu mente. Siéntelo.

LA FUNCION DE NUESTRA VIDA



¿Qué tipo de imágenes sugieren las palabras “animales salvajes” a la mayoría de la gente?

La mayoría de la gente piensa en tigres, leopardos, leones, elefantes y desde luego en monos, pero su asociación con ellos es muy distante. Saben que están en las junglas y otros sitios salvajes como los desiertos, sabanas y montañas, pero poco más. O los han visto en los zoológicos y se maravillan y entretienen con los osos, jirafas y otros animales que ven en donde sólo pueden ser experimentados como exóticos: el National Geographic.

¡Ah, sí! Igual recuerden que los pájaros y peces también son animales porque tienen alguna familiaridad con ellos: los tienen en jaulas y acuarios. También están los insectos, como las moscas y los mosquitos. Cuanto menos se diga de ellos, mejor.

¡Ahí está! La idea de los hombres sobre los animales salvajes. ¡Ah! Está también la serpiente que hemos visto en las películas de Tarzán.

También fallan al no añadir al hombre a esta lista. ¿Por qué?

Todos han oído cosas sobre el Arca de Noé e imaginan a los animales marchando en fila de dos, pero está claro que olvidan que también los humanos eran criaturas a bordo del Arca.

Piensan que el animal humano es diferente. Piensan en él como si tuviera poder sobre todos los animales. ¿Es el hombre salvaje o podemos considerarlo domesticado?

Seguramente la mejor descripción es decir que es un animal salvaje con un cerebro que ha desarrollado un pensamiento respetable.

Genéticamente, la diferencia entre un humano y un mono es minúscula.

La diferencia es pequeña en términos genéticos, pero grande en relación a lo que el cerebro humano puede hacer.

La diferencia es pequeña en términos genéticos, pero grande en relación a su capacidad destructiva.

La diferencia es pequeña en términos genéticos, pero grande en relación con la armonía y el equilibrio con la totalidad del planeta.

La diferencia es pequeñaen términos genéticos, pero ha generado confusión, codicia y aversión en la conciencia humana.

La diferencia es pequeña pero ha transformado al hombre, que podría tener el dominio de un rey grande, noble y justo, convirtiéndolo en un déspota, un tirano, que tan sólo tiene un pequeño conocimiento de aquello a lo que puede estar preparado, otorgándole una limitada proyección de futuro y poder de destruirse a sí mismo y todo cuanto le rodea. Sí, el hombre posee un cerebro bien desarrollado en relación a su tamaño, pero una inteligencia natural que ha quedado fuera de juego debido a sus deseos y ataduras. Su idea de dominio es dominacar, controlar y mantener el poder sobre la vida y la muerte. Pero de hecho es débil.


No existe un animal salvaje que sea inferior, pero mientras otros están viviendo plenamente en la cumbre de sus limitaciones naturales, el humano es una víctima de su propia idea de superioridad. Se le ha descrito como “el mono desnudo” y como la “biocomputadora humana”. Como mono desnudo existe en un pobre
segundo puesto respecto al mono. Como bio-computadora humana que desarrolla su propia obsolescencia, la cucaracha es superior y la serpiente, más noble .

Entonces, ¿cuál es la función de la existencia?

Es simplemente la perpetuación de la vida. No de la vida individual, sino de la Vida en si. La diversidad consiste simplemente en promover la probabilidad más alta de que la vida en su conjunto siga perpetuándose.

Entonces ¿cuál es la función de la existencia? Existe conflicto entre y dentro de las especies, ¿no es así? Pero ¿por qué, si la Naturaleza es tan perfecta?

Darwin tenía razón, pero hay un elemento más que añadir. El ser humano ha evolucionado hasta convertirse en la gran herramienta presente de la naturaleza. Su verdadera función es la de preservar la diversidad y prevenir la eliminación de la última semilla de Vida.

Al contrario, somos los destructores de la Vida. Necesitamos ver que la diversidad de la vida es una cosa y las aparentes partes individuales sirven a la totalidad. Existe conflicto por la existencia entre todos los animales que llamamos salvajes, pero nuestra función es la de sacrifica nuestra Identidad demoledora en servicio de la vida en sí.


Comments